16 oct. 2011

Indiferencia

Y de repente se fue, sin decir nada.

Estuve horas, días, incluso meses sentada
esperando una llamada
que anunciase su vuelta.
Pero eso nunca ocurrió.
Ni ocurrirá.

Sólo me queda aprender a vivir con su indiferencia.


6 oct. 2011

Pensando en ti

Yo no tengo memoria, tengo una corona de espinas.
Cada vez que te pienso vuelve a supurarme la herida...

11 jul. 2011

La izquierda radical


Hace unos meses, cuando a alguien se le ocurrió la idea de que el III Encuentro del Área de Juventud de la Región de Murcia se realizase en Cieza, lo veía muy lejano, ya daría tiempo a prepararlo, primero teníamos mucho que hacer en la campaña para las ya pasadas elecciones autonómicas, teníamos mucho que estudiar y una dura época de exámenes.

El tiempo fue pasando hasta que el viernes pasado a las 5 de la tarde comenzó el tan esperado encuentro. Se tenían muchas expectativas puestas en él, y he de decir que, por lo menos a mí, no me ha defraudado.

Es cierto que hemos tenido momentos un tanto críticos, pero hemos cumplido con nuestra responsabilidad y aunque ha sido difícil rechazar (para unos más que para otros) a las tentaciones de dormir más, de una cervecita entre horas o de un buen plato de caracoles para cenar hemos salidos victoriosos.

Buenas charlas, buenos talleres, debates amenos y divertidos. Baños en el río, una dieta mediterránea y equilibrada, fire water, magia, bailes y por supuesto, cánticos populares. Porque somos así... ¡Cómo nos gusta cantar!

Supongo que son cosas de pertenecer a la izquierda radical...

10 ago. 2010

Distancia


No sé por qué me empeño en querer cambiar el mundo, en querer cambiar a la gente, contigo no he podido.

Lo he intentado, me he dejado la piel en que cambiases, en que no fueses tu, en que me quisieses como lo hacía yo...

Pero no he podido.

Me he empeñado en confiar en tí, en pensar que eras digno de mi confianza, que conmigo te ibas a comportar de manera diferente que con todas las demás.

Porque yo era especial.

Y ahora, que todo parece haber acabado, me doy cuenta de lo estúpida que he sido y en lo que me va a costar volver a confiar en un hombre. En lo que me va a costar encontrar a alguien con quien compartir todo lo que tengo dentro de mí.

No es que te eche de menos porque ahora estás lejos,
en realidad, nunca has estado cerca...

Adiós melón.

11 feb. 2010

Libre / Ocupado


Te tengo cuando quiera, pero no quiero tenerte. Nunca más.

Conozco de memoria tu punto débil, tu resorte, y lo sabes. Por eso digo que te tengo cuando quiera. Siempre ha sido así. En los últimos 10 meses, siempre ha sido así. Nos hemos peleado veintes veces y hemos hecho las paces unas treinta, sé de lo que hablo.

Te conozco de memoria pero tú a mí no. Nunca llegaste a conocerme. No me dejé. Soy hermética, maniática, onírica. Como un taxi libre.



Me tienes cuando quieras, pero no quieres tenerme. Nunca más.

Conoces de memoria mi punto débil, mi resorte, y lo sé. Por eso dices que me tienes cuando quieras. Siempre ha sido así. En los últimos 10 meses, siempre ha sido así. Nos hemos peleado unas veinte veces y hemos hecho las paces unas treinta, sé de lo que hablo.

Me conoces de memoria pero yo a ti no. Nunca llegué a conocerte. No te dejaste. Eres hermético, maniático, onírico. Como un taxi ocupado.

16 nov. 2009

Darse cuenta...

Me levanto por la mañana.
Salgo de mi casa.
Hay un socavón en la acera.
No lo veo
y me caigo en él.

Al día siguiente
salgo de mi casa,
me olvido que hay un socavón en la acera
y me vuelvo a caer en él.

Al tercer día,
salgo de mi casa tratando de acordarme
de que hay un socavón en la acera.
Sin embargo,
no lo recuerdo
y caigo en él.

Al cuarto día,
salgo de mi casa tratando de acordarme
del socavón en la acera.
Lo recuerdo y,
a pesar de eso,
no veo el pozo y caigo en él.

Al quinto día
salgo de mi casa.
Recuerdo que tengo que tener presente
el socavón en la acera
y camino mirando al suelo.
Y lo veo y,
a pesar de verlo,
caigo en él.

Al sexto día,
salgo de mi casa.
Recuerdo el socavón en la acera.
Voy buscándolo con la mirada.
Lo veo,
intento saltarlo,
pero caigo en él.

Al séptimo día
salgo de mi casa.
Veo el socavón.
Tomo carrerilla,
salto,
rozo con la punta de mis pies el borde del otro lado,
pero no es suficiente y, caigo en él.

Al octavo día,
salgo de mi casa,
veo el socavón,
tomo carrerilla,
salto,
¡llego al otro lado!
Me siento tan orgulloso de haberlo conseguido,
que lo celebro dando saltos de alegría...
Y, al hacerlo,
caigo otra vez en el pozo.

Al noveno día,
salgo de mi casa,
veo el socavón,
tomo carrerilla,
lo salto
y sigo mi camino.

Al décimo día,
justo hoy,
me doy cuenta
de que es más cómodo
caminar...
por la acera de enfrente.

Jorge Bucay

Lo malo es cuándo el socavón al que caigo no es realmente un socavón, sino una persona. Te veo, me atraes como la miel lo hace con a las abejas, eres mi tentación y lo sabes. Intento evitarte pues ya son varias caídas y recaídas en mi socavón particular, me enorgullezco de haberlo conseguido, de no haberte prestado atención y mientras camino con la cabeza bien alta y llena de orgullo demostrando que no puedes conmigo... me doy cuenta de que sin querer, he vuelto a caer.

18 may. 2009

Táctica y Estrategia.

Mi táctica es
mirarte
aprender como sos
quererte como sos.

Mi táctica es
hablarte
y escucharte
construir con palabras
un puente indestructible.

Mi táctica es
quedarme en tu recuerdo
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
pero quedarme en vos.

Mi táctica es
ser franco
y saber que sos franca
y que no nos vendamos
simulacros
para que entre los dos

no haya telón
ni abismos.

Mi estrategia es
en cambio
más profunda y más
simple.

Mi estrategia es
que un día cualquiera
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
por fin me necesites.

Mi táctica es quedarme en tu recuerdo,
no sé cómo ni sé con qué pretexto,
pero quedarme en vos...





No te preocupes Mario, porque no sólo te quedarás en mí, no... te quedarás dentro de todo aquel que en un momento de su vida ha leído algo escrito por tí y se ha reído, se ha emocionado, se ha enamorado... Descansa en paz amigo, nosotros no te olvidaremos!