16 oct. 2011

Indiferencia

Y de repente se fue, sin decir nada.

Estuve horas, días, incluso meses sentada
esperando una llamada
que anunciase su vuelta.
Pero eso nunca ocurrió.
Ni ocurrirá.

Sólo me queda aprender a vivir con su indiferencia.


No hay comentarios: