10 ago. 2010

Distancia


No sé por qué me empeño en querer cambiar el mundo, en querer cambiar a la gente, contigo no he podido.

Lo he intentado, me he dejado la piel en que cambiases, en que no fueses tu, en que me quisieses como lo hacía yo...

Pero no he podido.

Me he empeñado en confiar en tí, en pensar que eras digno de mi confianza, que conmigo te ibas a comportar de manera diferente que con todas las demás.

Porque yo era especial.

Y ahora, que todo parece haber acabado, me doy cuenta de lo estúpida que he sido y en lo que me va a costar volver a confiar en un hombre. En lo que me va a costar encontrar a alguien con quien compartir todo lo que tengo dentro de mí.

No es que te eche de menos porque ahora estás lejos,
en realidad, nunca has estado cerca...

Adiós melón.

11 feb. 2010

Libre / Ocupado


Te tengo cuando quiera, pero no quiero tenerte. Nunca más.

Conozco de memoria tu punto débil, tu resorte, y lo sabes. Por eso digo que te tengo cuando quiera. Siempre ha sido así. En los últimos 10 meses, siempre ha sido así. Nos hemos peleado veintes veces y hemos hecho las paces unas treinta, sé de lo que hablo.

Te conozco de memoria pero tú a mí no. Nunca llegaste a conocerme. No me dejé. Soy hermética, maniática, onírica. Como un taxi libre.



Me tienes cuando quieras, pero no quieres tenerme. Nunca más.

Conoces de memoria mi punto débil, mi resorte, y lo sé. Por eso dices que me tienes cuando quieras. Siempre ha sido así. En los últimos 10 meses, siempre ha sido así. Nos hemos peleado unas veinte veces y hemos hecho las paces unas treinta, sé de lo que hablo.

Me conoces de memoria pero yo a ti no. Nunca llegué a conocerte. No te dejaste. Eres hermético, maniático, onírico. Como un taxi ocupado.