16 nov. 2009

Darse cuenta...

Me levanto por la mañana.
Salgo de mi casa.
Hay un socavón en la acera.
No lo veo
y me caigo en él.

Al día siguiente
salgo de mi casa,
me olvido que hay un socavón en la acera
y me vuelvo a caer en él.

Al tercer día,
salgo de mi casa tratando de acordarme
de que hay un socavón en la acera.
Sin embargo,
no lo recuerdo
y caigo en él.

Al cuarto día,
salgo de mi casa tratando de acordarme
del socavón en la acera.
Lo recuerdo y,
a pesar de eso,
no veo el pozo y caigo en él.

Al quinto día
salgo de mi casa.
Recuerdo que tengo que tener presente
el socavón en la acera
y camino mirando al suelo.
Y lo veo y,
a pesar de verlo,
caigo en él.

Al sexto día,
salgo de mi casa.
Recuerdo el socavón en la acera.
Voy buscándolo con la mirada.
Lo veo,
intento saltarlo,
pero caigo en él.

Al séptimo día
salgo de mi casa.
Veo el socavón.
Tomo carrerilla,
salto,
rozo con la punta de mis pies el borde del otro lado,
pero no es suficiente y, caigo en él.

Al octavo día,
salgo de mi casa,
veo el socavón,
tomo carrerilla,
salto,
¡llego al otro lado!
Me siento tan orgulloso de haberlo conseguido,
que lo celebro dando saltos de alegría...
Y, al hacerlo,
caigo otra vez en el pozo.

Al noveno día,
salgo de mi casa,
veo el socavón,
tomo carrerilla,
lo salto
y sigo mi camino.

Al décimo día,
justo hoy,
me doy cuenta
de que es más cómodo
caminar...
por la acera de enfrente.

Jorge Bucay

Lo malo es cuándo el socavón al que caigo no es realmente un socavón, sino una persona. Te veo, me atraes como la miel lo hace con a las abejas, eres mi tentación y lo sabes. Intento evitarte pues ya son varias caídas y recaídas en mi socavón particular, me enorgullezco de haberlo conseguido, de no haberte prestado atención y mientras camino con la cabeza bien alta y llena de orgullo demostrando que no puedes conmigo... me doy cuenta de que sin querer, he vuelto a caer.

1 comentario:

carmen dijo...

Es propio del ser humano pues de los errores se nutre también el alma, el corazón y el cuerpo. Lo bueno de ésto es saber que en el fondo no es un error pues con ello seguimos caminando y creciendo.
Veo que estas leyendo a Bucay...está bien.
Un beso en tu bella alma cariño.